Ene 10, 2019 08:05 UTC

ParsToday-La ciudad de Hamedan goza de una riqueza cultural e histórica especial y, a lo largo de tiempo, muchos turistas extranjeros han preferido visitar Hamedan justo después de su llegada a Irán. El fruto de estas visitas son los libros de viajes que, además de la atracción de la escritura, se consideran como valiosas fuentes de investigación que no se pueden pasar por alto. Existen muchos libros de viaje en inglés, francés o árabe, y la referencia a estas fuentes puede servir en varias área

La ciudad de Hamedan goza de una riqueza cultural e histórica especial y, a lo largo de tiempo, muchos turistas extranjeros han preferido visitar Hamedan justo después de su llegada a Irán. El fruto de estas visitas son los libros de viajes que, además de la atracción de la escritura, se consideran como valiosas fuentes de investigación que no se pueden pasar por alto. Existen muchos libros de viaje en inglés, francés o árabe, y la referencia a estas fuentes puede servir en varias áreas de investigación.

 

Ibn Faqih Hamedani, un historiador y geógrafo iraní del siglo III de la hégira lunar (siglo IX cristiano), después de visitar esta ciudad, en su famoso libro "Al-Baladan" escribe: El general de Bajt al Nasr, que había asediado Hamedan, escribió: Entré en una ciudad enorme y vasta con entradas amplias. Su longitud era desde las colinas de la montaña hasta una aldea llamada Zinuabad, y allí estaba el barrio de los orfebres... para guardar los tesoros y propiedades.

 

Ibn-e-Faghih Hamedani, además de atribuir la construcción de la ciudad a Dara, proporciona una información breve sobre la situación de la urbe, su ubicación sensible y su estabilidad frente a los ataques enemigos. Sobre sus observaciones escribe: La ciudad vieja está ubicada en el centro de Hamedan, y es una gran ciudad construida sobre una colina a una altura de treinta codos y tiene cuatro puertas y arcos altos. Debido a que la belleza y la capacidad de ese lugar habían atraído la atención de Dara, allí construyó esa ciudad. Este lugar era anteriormente un pantano y un lugar de animales depredadores, y cuando esto desapareció, la ciudad se construyó allí.

"Abu Ali Kitab" uno de los escritores y místicos del siglo IV de la hégira lunar (siglo X cristiano) después de viajar a Hamedan, informa sobre la existencia de una ciudadela llamada “Sepid Dey” y varias casas a su alrededor.

 

Además, en torno a la ocupación de Hamedan por los árabes, se refiere al cierre de la presa y desviar el agua hacia la ciudad con el fin de liberarla, y escribe: Hamedan después de la ocupación de los árabes, se limitó a un castillo con una base del período preislámico. Sepid Dey o el Castillo Blanco estaba formado por dos colinas, la Gran Colina conocida como la Colina de Mosalla y la pequeña Colina se llamaba MAL, mientas que ahora se conoce como la Colina de Ekbatan.

La pequeña colina fue hasta recientemente el centro de la ciudad de Hamedan, pero la colina de Mosalla ha permanecido sin ningún rastro de residencia, y hay vestigios y restos de un castillo preislámico. Sin lugar a dudas, el castillo blanco, que al final del Imperio Sasánida era el único punto de interés de Hamedan, creó el centro de la ciudad sobre la colina de Ekbatan. Durante la gobernanza de los califas omeyas, el castillo blanco todavía estaba rodeado por un muro y tenía cuatro puertas, y cada persona podía entrar en el castillo blanco a través de ellas.

Muchos libros de viaje indican que, desde el aspecto de la ubicación geográfica, la ciudad de Hamedan era de tal modo que conectaba los caminos del este, oeste y el centro de Irán. Por una parte, esta ciudad se encontraba en el camino del transporte de las mercancías a través de Tabriz hasta Trabuzan y el mar Negro y, por otra parte, Basora y Bagdad.

 

Cualquier mercancía o caravanas que pretendía pasar por estos caminos, se quedaba en esta ciudad. El tránsito de las caravanas comerciales a esta ciudad fue tan común que el orientalista estadounidense, William Jackson, en su libro de viaje, se refirió a Hamedan como "el almacén de Irán".

En torno a la situación económica y comercial en Hamedan, John Washard escribió: “La ciudad es prometedora y comercial, es centro de la distribución de bienes a todas las partes del Kurdistán, que se encuentra al oeste. También tiene un mercado principal e importante para las diferentes tribus de Lorestan”.

Según las evidencias históricas, la mayoría de los turistas que han viajado a esta ciudad se ven afectados por la industria del cuero de la ciudad. William Jackson, el conocido orientalista y lingüista estadounidense es uno de los turistas que ha viajado a Hamedan. Viajó en el año 1281 de la hégira solar (hace 116 años). Llama a Hamedan como la ciudad de las "curtidurías" y describe así los mercados: los mercados de Hamedan están techados y abarcan más de quinientas tiendas. Sus residentes son famosos por construir y hacer los cueros de vacuno y pieles de ovino y por crear valiosos artículos con estos. Según Jackson, Hamedan tenía 4 barrios en ese momento, cada barrio tuvo un jefe y su ocupación era hereditaria. Jackson habló sobre la competencia entre los barrios.

 

 

El viajero francés, Jean Chardin, fue uno de los visitantes de Hamedan.

En sus escritos sobre Hamedan, señala la prosperidad de la industria del cuero en la ciudad y afirma que esta es la artesanía en la que sus lugareños son los más profesionales.

 

Según Shardin, en Hamedan de aquel entonces, el cuero se preparaba de dos maneras: la preparación de la piel de oveja o cabra con alumbre blanca y sal y la curtiduría sin procesar de la piel de las vacas, los burros y caballos.

En el año 1870 y cuando Nasereddín Shah de Cayar era rey de Irán,

Kent jolyn Dvshvshhvvr viajó a este país, enviado por parte del gobierno francés para coleccionar información sobre asuntos económicos, comerciales y artísticos. Más adelante, publicó los resultados de sus observaciones, bajo el título "las Memorias de viaje a Irán".

 

Dvshvshhvvr, durante su estancia en Irán, viajó a varias ciudades y describió una serie de costumbres, comportamientos, instituciones y eventos que ocurrieron en ese momento. De modo que incluso receló a veces la corrupción en el gobierno, la corte y algunas instituciones.

Dvshvshhvvr en este libro afirmó que el resultado de su visita a Irán era increíble y tan fantástico que no esperaba.

Sobre Hamedan describe: La ciudad se basa en las ruinas de Ekbatan, el cual fue el más extenso e importante, y Hamedan es solo una parte de la ciudad vasta de Ekbatan.

Bajo los campos que rodean a Hamedan, se alinean las ruinas de Ekbatan, una ciudad que es muy elogiada por su historia.

A continuación, dice: ‘’Hamedan se encuentra en las laderas del monte Alvand, la montaña más grande del Kurdistán, y sigue siendo una ciudad importante. Aunque hace un poco frío, su cima es saludable y agradable, gracias a las abundantes fuentes que tiene y porque la ciudad está construida sobre una tierra alta. El suburbio es agradable, que incluye un jardín llamado Abbasabad, que, uno como éste sea donde sea, atrae a mucha gente. Además de los cereales que alimentan a la gente, hay muchos jardines de uva en los alrededores de la ciudad... Hamedan tiene 30 000 habitantes, de los cuales 500 son armenios y 1000 a 1200 son judíos’’.

 

Como viene en la historia y en los libros de viaje, después de los musulmanes, los judíos de Hamedan formaban la mayor cantidad de la población y la existencia de la Tumba de Ester y Mordejai figura entre las causas importantes de la concentración de los judíos en Hamedan. Incluso algunos informes de los turistas de la era de Qayar contienen información sobre el barrio de los judíos.

 

En 1854, el representante del gobierno ruso y el presidente de la comisión de control de las fronteras de Irán y Otomano durante la era Qayar, Messi Chirikov Voyage, escribió que los judíos de Hamedan tenían un vecindario separado, lo que también indica que vivían en estos vecindarios distintos, pues, además de darles identidad y una vida social más adecuada, les proporcionaba la seguridad necesaria. Por supuesto, agrega que Hamedan estaba dividido en barrios, cada uno de los cuales tenía una denominación especial.

 

Tags

Comentarios