Ene 02, 2020 09:24 UTC

ParsToday-Estimados amigos, siguiendo el espacio “Recorrido por Irán”, vamos a salir de la provincia de Kermanshah y nos dirigimos a la provincia vecina, Hamedan, para conocer algunos de sus sitios de interés turístico.

El estar en el oeste de Irán anima a cualquier pasajero visitar Hamedan sin falta. Hamedan fue la primera capital de la primera dinastía de Irán, los medos y, aparte de esto, decenas de tumbas y fuentes históricas en esta localidad, nos presenta una de las ciudades más antiguas de Irán y del mundo.
 
Ver la cueva de Ali Sadr, la cueva acuática más larga del mundo, es uno de los motivos más importantes y la parte emocionante y memorable de la gira por Hamedan. La cueva se ubica en los montes Sari Qayah, en las proximidades de la población del mismo nombre, cerca de la ciudad de Kabudarahang. El entorno de la gruta tiene numerosos y laberínticos pasadizos, así como extensos lagos, de modo que para recorrerlos hay que navegar en barcos.
 
Las maravillas de algunas cuevas del mundo, tales como la cueva de Moulis en Francia y las cuevas de Chevalier y Buchan en Australia, son comparables con la belleza y las maravillas de la cueva de Ali Sdar, cuya agua es tan transparente que a simple vista puede divisarse el fondo de la cueva hasta unos 10 metros de profundidad.
 
Desde luego, el agua del lago no es potable debido a la presencia de minerales de cal y no habita ningún animal en él. El techo de la cueva en algunas partes, está mezclado con otros elementos. Los sedimentos de distintas formas geométricas y animales realmente satisfacen la imaginación del visitante. Por un lado, en el suelo de la gruta, donde no hay agua, hay estalagmitas en diversas y atractivas formas, similares a agujas, coliflores, sombrillas o faloodeh (un sorbete persa), que presentan un paisaje muy atractivo, lo que -junto al aire limpio y fresco del verano y el aire cálido y agradable del invierno- crea un ambiente indescriptible para el turista.
 
 
Lo que llama la atención es el estancamiento absoluto del aire interior. Si enciendes una vela en la cueva, no verás ningún movimiento en la llama.
 
Hasta ahora, se han descubierto unos 3 km de los pasadizos de la cueva, pero solo 4 km de los mismos han sido reabiertos e iluminados y son visibles. De todos modos, en la cueva de Ali Sadr, te enfrentas a una de las obras maestras de la creación. Pasar por enmarañados pasadizos con techos cristalinos, navegar en barcos por aguas transparentes y caminatas en la tierra y ver las grandes estalactitas de las tercera y cuarta islas y las estalactitas que tras el transcurso de miles de años se han convertido en estatuas parecidas a la garra del águila, o en forma de un león con dos cabezas y en formas extrañas, lo cual no se puede describir con palabras; solo debes ir a ver.
 
El teleférico de Ganj Nameh está situado al final del valle verde de Abbas-Abad, a 2 km de la ciudad de Hamedan y cerca de las inscripciones históricas y la hermosa cascada Ganj Nameh. Después de la gira por la cueva, puedes pasar un buen día en el teleférico de Hamedan, el cual se dirige hacia la llanura de Meydan-Mishan, a las laderas verdes de los montes Alvand. Tampoco se puede ignorar las atracciones histórico-naturales y el complejo turístico y deportivo de Ganj Nameh de Hamedan, que se ubican a pocos kilómetros al oeste de Hamedan y los montes Alvand.
 
Las inscripciones cuneiformes de Ganj Nameh (literalmente, en persa, Libro de tesoros), pertenecientes a la época de los reyes aqueménidas Darío el Grande y su hijo Jerjes, están ubicadas al final del valle verde de Abbas-Abad. El agradable clima de la montaña, el refrescante valle de Alvand y el magnífico paisaje de la llanura de Mishan atraen a cualquier turista local o extranjero. En esta aldea turística, puedes visitar la cascada no tan alta, pero ancha de Ganj Nameh. En el mismo complejo de recreo, puedes experimentar el teleférico de Ganj Nameh, la pista de esquí de Tarikdarreh, la caminata en un puente colgante de 200 metros de largo y un recorrido de 500 metros en tirolesa.
 
Perderás una gran oportunidad si vas a la ciudad de Hamedan y no visitas la tumba de Baba Taher Oryan, místico y poeta iraní de mediados del siglo XI. Magníficos mosaicos y ornamentos muy delicados se han utilizado en la decoración del interior del mausoleo, dándole una vista espectacular. Asimismo, se ven 24 cuartetas grabadas en 24 bonitas piezas de piedra. Al lado de la tumba está el museo de artesanía de Hamedan.
Hamedan alberga también la tumba de otra figura científica. La del médico, poeta y místico iraní Ibn Sina (Avicena), de fama internacional, ubicada en una plaza del mismo nombre. Una plaza elíptica con viejos plátanos de sombra y fuentes inspiradas en jardines iraníes, lo que ha creado un bonito complejo de recreo. El diseño de la obra se ha tomado del más antiguo monumento islámico, es decir la torre Gonbad-e Qabus en la ciudad del mismo nombre, al norte de Irán. La sala sur del mausoleo es un museo donde se guardan monedas, cerámicas y objetos descubiertos, que se remontan a varios milenios antes de Cristo. En la sala norte, hay una exquisita colección de manuscritos y obras de Avicena.
 
Las atracciones de Hamedan no terminan aquí. La colina Hegmataneh es una de las pocas ciudades antiguas del mundo que aún permanece viva e importante.
El historiador griego Heródoto dijo que esta ciudad tenía siete murallas, cada una de las cuales era del color de cada uno de los planetas. Las excavaciones arqueológicas realizadas en los últimos años indican que los espléndidos palacios en esta área estaban ubicados en la misma colina. Lo que llama la atención respecto a esta ciudad antigua, es la avanzada red de suministro de agua que tenía.
 
También hay un lago menos conocido en la ciudad de Nahavand, en la provincia de Hamedan, que se llama el lago Guiyán, que puede decirse que es un paraíso perdido con viejos plátanos de sombra, lo que apunta a la larga historia de esta zona. El espejismo de Guiyán, con su abundante y caliente agua, que ha credo esta naturaleza bonita e intacta.
 
En resumen, Hamedan está llena de atracciones naturales, culturales e históricas. Desde el Museo de Historia Natural, salpicado de especies raras de animales y plantas hasta el valle verde o, mejor dicho, el colorido valle de Moradbeik, la tumba de Hussein con su deslumbrante cúpula de ladrillo y el tradicional bazar techado con su magnífica cubierta de cúpula, forman solo una pequeña parte de nuestra descripción de esta ciudad y valiosa ciudad. Visitar Hamedan va a ser seguramente una experiencia turística, atractiva e inolvidable para cualquier visitante.
 
Queridos amigos aquí finaliza el programa de hoy; nos despedimos de todos ustedes hasta otra emisión.
 
P/FE/RH
 
 

 

Tags

Comentarios