Ene 30, 2020 17:08 UTC

ParsToday- Amigos s, en la séptima parte del espacio semanal “Recorrido por Irán”, vamos a la ciudad de Boruyerd. Quédense con nosotros

La gira por la provincia de Lorestán y sus atracciones crean un recuerdo único para cada viajero. Cada una de las ciudades de esta región tiene sus propias características y sorprende a los turistas por la naturaleza pintoresca creada por Dios; por ejemplo, la bonita ciudad de Boruyerd, que vale recordar.
 
La entrada a Boruyerd, es una plaza, rodeada por una amplia variedad de Kebabis (establecimientos donde se venden kebabs o carne asada) y tiendas de venta de comida rápida. Los turistas paran su vehículo allá para el desayuno y descanso, y luego se dirigen al desfiladero de Kapargué. Esta magnífica garganta, ubicada al noroeste de Boruyerd, tiene un río tortuoso, y se puede cruzar solo a pie o en bicicleta. 
 
En ambos lados del río hay senda. Este desfiladero comienza desde la última aldea de Kapargué y termina en un área llamada Venaí. Se trata de una de las mejores y más hermosas rutas para los alpinistas. También hay dos manantiales de agua caliente, así como un puente de piedra y una cueva llamada Cueva Oculta. Si vamos del noroeste al suroeste, veremos el centro de recreo Parque Fadak, que da a la colina Chogha. Se trata de uno de los mayores parques urbanos de Boruyerd donde hay tres lagos interconectados que se llenan de agua del río Golrud. Estamos hablando del lago artificial más grande en el oeste de Irán.
 
Nos dirigimos a la colina Chogha, a la que daba el parque Fadak. Se conoce como el techo de Boruyerd y es un bonito centro de recreo. Desde aquí se puede ver la hermosa vista de la ciudad. En la colina Chogha hay estatuas míticas; entre ellas la de Arash, el arquero; junto a ella, una serie de estatuas de vida silvestre. En la colina Chogha hay también un hotel y el cementerio de mártires sin nombre.
 
Después de visitar estos lugares de recreo, fuimos a un Kebabi (establecimiento donde se venden kebabs o carne asada) en la ciudad para almorzar, ya que habíamos oído que el kebab de Boruyerd es diferente a otros que ya habíamos diferencia. Fue tan delicioso y jugoso que se nos olvidó el sabor de todos los kebabs que habíamos comido antes. La frescura de la carne y el método de asarla a la parrilla caracterizan a los kebabs de esta región. Después de descansar un poco, reanudamos la gira por la ciudad. Ahora vamos al humedal Bishé Dalan, a 15 kilómetros al sudeste de Boruyerd. Es uno de los principales hábitats de aves y animales locales y migratorios, pero ahora parte de él está destinada a la agricultura.
 
La extensión inicial del humedal era de 930 hectáreas, pero ahora desafortunadamente solo 79 hectáreas han quedado de él. Este humedal ha perdido sus raros especímenes vegetales y animales debido a inclemencias populares.
 
A continuación, vamos a visitar una de las obras maestras arquitectónicas del oeste de Irán, es decir la gran mezquita de Boruyerd, ubicada al este de la ciudad. Su estructura data del siglo III, de la hégira lunar; está construida sobre un antiguo templo de fuego. La altura de la cúpula de la mezquita hasta el suelo es de 20 metros. Aparentemente, desde el principio, la mezquita carecía de alminar; en el año 1209, de la hégira lunar, se le agregaron algunos. Es una combinación de arquitectura de la época sasánida y la arquitectura islámica. Cuando entramos en la mezquita, pasamos por sus magníficas Shabestans (salas de oración) de ladrillo y luego encontramos un bonito púlpito de 9 escalones con poemas tallados.
 
 
 
Después de la mezquita, vamos al Imamzadeh o santuario de Yafar, descendiente del cuarto imam de los chiíes, Zain ol-Abedin (saludos sean para él). Este santuario está situado alrededor del antiguo cementerio de la ciudad, en el que han sido encontradas cerámicas con escritos en caligrafía cúfica. Este estilo de Imamzadeh se remonta a la arquitectura de la época salyúcida; en una tableta que estaba allí, vimos la fecha de año 717, de la hégira lunar.
 
 Luego, fuimos a la casa histórica de Kamaluddin Tabatabaí, que pertenecía a Haj Agha Kamaluddin Nabavi-Tabatabaí, clérigo de la familia Sadat Tabatabaí de Boruyerd. Se caracteriza por sus ladrillos, azulejos y puertas y ventanas de madera. Es una de las lujosas casas de la era Qayar, ahora convertida en museo, el único de la ciudad de Boruyerd.
 
La casa tiene 3 pisos con un gran patio, varias habitaciones, una sala y un cuarto de estar. La entrada de la casa tiene la forma de un largo pasillo; en la misma parte está también la entrada de los establos. El pasillo de entrada conduce a un gran patio, en el lado norte del cual está el edificio principal. El lado sur del mismo está destinado al almacén, la cocina y el baño. En el lado occidental, hay un conducto de agua; en la misma parte se ubica también la terraza. En el lado este de la estructura, hay un muro alto con una fachada arqueada. Los techos del interior de las habitaciones y los espacios de estar son de yeso y llevan molduras decorativas.
 
 
 
En las habitaciones se ven numerosas pinturas; en una de ellas, colocada en la chimenea, está escrito el nombre del pintor Nematolá, un pintor hábil de Boruyerd, quien creó en tres años esta obra.
 
Posteriormente, fuimos a visitar la Ciudadela de Boruyerd, una parte de la cual ha sido descubierta recientemente y de manera accidental durante una excavación. Los vestigios de las instalaciones y el antiguo sistema de suministro de agua son de cerámica, en el que utilizaban vajillas cerámicas para purificar el agua y el lodo en él, realizando el tratamiento de agua.
 
Parece que la ciudad antigua de Boruyerd disponía de dos capas protectoras; la primera rodeaba toda la ciudad y tenía 57 torres, y la capa interior era una capa protectora especial para la ciudadela gubernamental. Esta ciudad antigua está llena de secretos aún no descubiertos, de los cuales probablemente más informaciones se ofrecerán a los turistas en los próximos años.
 
Finalmente, vamos a visitar el bazar de Boruyerd, donde atraen la atención los guivés o alpargatas, calcetines, hilos y cuerdas, utensilios de cobre y telas tradicionales. Aunque la ciudad de Boruyerd contiene un mundo de historia y pintoresca naturaleza, inevitablemente terminamos nuestra visita a esta localidad y nos dirigimos a otras ciudades en el camino.
 
 
 
P/FE/RH
 
 

 

Tags

Comentarios