Feb 25, 2020 12:56 UTC
  • Irán durante la semana que pasó

ParsToday - Este viernes el pueblo iraní participó en las undécimas elecciones parlamentarias desde el triunfo de la Revolución Islámica, así como las elecciones de medio término de la Asamblea de Expertos. Empezamos el programa de hoy con este tema.

En las elecciones, más de 7000 candidatos aprobados por el Consejo de Guardianes compitieron por 290 escaños en el Mayles (Asamblea Consultiva Islámica o el Parlamento), lo que fue más evidente en las ciudades más grandes.
 
Las elecciones comenzaron a las 8 de la mañana por un periodo de 10 horas para elegir a los 290 representantes legislativos y siete diputados para la Asamblea de Expertos en cinco provincias. (Teherán, Qom, Fars, Jorasan del Norte y Jorasan Razavi).
 
La elección debía finalizar a las 6 de la tarde, hora local, pero debido a la amplia participación del pueblo en las urnas, el tiempo de votación se extendió cuatro veces.
 
En el sistema de la República Islámica, los votos del pueblo son uno de los principios básicos de la democracia.
 
La constitución iraní enfatiza este punto que el sistema en realidad no es nada sin el apoyo y el voto del pueblo. Por lo tanto, todos los pilares del sistema deben basarse en la voluntad del pueblo.
 
El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, en las primeras horas del inicio de las elecciones ejerció su derecho al voto. Tras resaltar que el día de las elecciones es una celebración nacional, el Líder iraní afirmó que las elecciones garantizan los intereses nacionales, y aquellos que están interesados en los intereses nacionales del país deben participar en las elecciones.
 
Además, agregó que “el día de las elecciones es el día de los derechos civiles de la nación que quiere votar y materializar su participación en la administración de los asuntos de su país, lo que es su derecho”.
 
En el sistema de la República Islámica, las elecciones se celebran de manera regular y en el marco de la observación de la ley, y todos los funcionarios del país son elegidos por voto directo o indirecto del pueblo.
 
La elección es tanto el derecho de la gente como su deber. Las elecciones en la República Islámica son, de hecho, la administración de los asuntos y la transferencia de responsabilidad a las personas calificadas. De acuerdo con este proceso, los funcionarios también tienen deberes y responsabilidades establecidos por ley ante el voto del pueblo.
 
Durante un encuentro sostenido el pasado martes con miles de ciudadanos de la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental, el ayatolá Jamenei consideró la participación del pueblo en las elecciones como el deber religioso, nacional, revolucionarios y el derecho civil del pueblo. Refiriéndose a dos elementos importantes de “presencia apasionada” y “buena elección”, el ayatolá Jamenei afirmó que “las elecciones son una yihad pública y una bendición y prueba divina que, si se acompaña de la máxima participación de la gente, garantizará el prestigio del sistema islámico y fortalecerá el país y lo protegerá ante las conspiraciones”.
 
El Líder de Irán, en un encuentro en Teherán, la capital persa, con decenas de los Maddah -panageristas o narradores que reconstruyen la historia de la familia del profeta del Islam, el Hazrat Mohamad (saludos sean para él y sus descendientes)-, hizo alusión a la planificación de los centros de pensamiento y las amplias propagandas de los medios de comunicación occidentales para convencer a la nación iraní a rendirse ante EE.UU. y enfatizó que la nación persa ha resistido hasta ahora y seguirá resistiendo, pero esta resistencia requiere la inyección de la espiritualidad a la sociedad.
 
En este sentido y en alusión a la participación de la nación iraní en la marcha del 11 de febrero, así como las ceremonias fúnebres del teniente general Qasem Soleimani, el ayatolá Jamenei agregó que la paciencia de la nación persa ante las presiones de EE.UU. ha sorprendido a los observadores internacionales.
 
Durante las cuatro décadas de vida del sistema de la República Islámica, la nación iraní con su una visión revolucionaria y con su resistencia ante el sistema de dominación, ha mostrado que ninguna potencia puede dañar a la nación persa.
 
No obstante, los enemigos de Irán y, Estados Unidos a la cabeza, hoy en día sufren muchas debilidades y problemas, asunto que fue abordado en una parte de las palabras del Líder de la Revolución.
 
Refiriéndose a las impactantes estadísticas y realidades de discriminación, la brecha social, la pobreza y crimen en Estados Unidos que afecta a ese país, el Líder persa señaló que hoy, EE.UU. con 23 billones de dólares en deuda, es el Estado más endeudado del mundo, y la brecha de clases en ese país es terrible.
El ayatolá Jamenei hizo alusión a algunos de los problemas profundos del país norteño, citando a uno de los principales senadores de este país, y afirmó que “en la Administración de Trump, la riqueza de cinco de los estadounidenses más ricos de ese país ha aumentado más de 100 mil millones de dólares, y la riqueza de tres de ellos equivale a la mitad de la población estadounidense. El 80 % de los trabajadores son pobres y sus salarios son insuficientes para vivir. Solo uno de cada cinco estadounidenses puede pagar medicamentos recetados, y la distancia entre la riqueza entre los blancos y negros se ha triplicado en los últimos cinco años.
 
Sin embargo, la acción hostil de Estados Unidos contra Irán ha entrado en una nueva fase esta semana.
 
El jueves, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó a algunos miembros del Consejo de Guardianes en la lista de sanciones antes de las undécimas elecciones de Mayles.
 
El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Seyed Abbas Musavi, en respuesta a la acción de Estados Unidos contra las elecciones de Irán, dijo “la atención de la República Islámica de Irán al tema de las elecciones está en un alto nivel, especialmente en la región, y el pueblo persa está acostumbrado a las contradicciones de un cierto grupo de funcionarios estadounidenses a este respecto”.
 
Musavi agregó “en lugar de cuestionar las elecciones iraníes, los funcionarios estadounidenses tendrían que abordar las dudas y las ambigüedades de una amplia gama de personas y élites en el país norteño y el mundo sobre los complejos mecanismos de las elecciones presidenciales en Estados Unidos que ignoran el voto mayoritario y, además, las relaciones de Washington con países que son ajenos incluso a las formas más simples de elecciones”.
 
En otro movimiento, el Grupo de Acción Financiera del GAFI (GAFI) con sede en París, que se considera a sí mismo una organización contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, anunció el viernes en un comunicado que había incluido a Irán en su lista negra.
 
El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, describió la acción antiraní del GAFI como un movimiento político e indicó que “Irán ha aplicado todas las leyes y regulaciones relacionadas con la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, y este tipo de etiquetas no se pega a Irán.
 
Musavi lamenta las acciones destructivas de EE.UU., Arabia Saudí y el régimen sionista al interferir en los mecanismos internacionales: Arabia Saudí como el banco central del terrorismo y el régimen terrorista israelí brindan el mayor apoyo a los grupos y organizaciones extremistas en todo el mundo, pero sus acciones destructivas nunca son contrarrestadas.
 
Estas acciones mostraron una vez más la profundidad y el alcance de la hostilidad de Estados Unidos hacia el pueblo iraní. Esta vez, Washington se alinea con los expertos del GAFI, ignorando los pasos que ha tomado para cumplir sus compromisos de combatir el terrorismo y el lavado de dinero, y sigue ejerciendo aún más presión hacia Irán. Estos movimientos han estado sucediendo por muchos años.
 
El jefe del Banco Central de Irán, Abdul Naser Hemati, señaló que en todas las declaraciones del Grupo de Acción Financiera estaba claro que Teherán había dado grandes pasos en esa dirección, sin embargo, con sus pretextos no técnicos y en línea con sus aliados, Estados Unidos enumeró a Teherán en la llamada lista negra de GAFI.
 
El jefe del Banco Central de Irán enfatizó que Irán ha podido establecer vínculos ilimitados con el sistema monetario y financiero mundial fuera del marco del GAFI durante las severas sanciones crueles y la presión máxima sobre nuestro sistema monetario y financiero, que sofoca en gran medida las amenazas, y ha podido frenar la hostilidad de Estados Unidos.
 
Hemati agregó que el Banco Central, junto con otros sectores de la economía, hará todo lo posible para satisfacer las necesidades comerciales del país sin interrupción. No habrá problemas para el comercio exterior de Irán y la estabilidad del tipo de cambio.
 
El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, quien viajó la semana pasada a Alemania para asistir a la Conferencia de Seguridad de Múnich, describió los objetivos de la política exterior de Irán tanto en la Cumbre de Seguridad de Múnich, como al margen de ella, destacando que Teherán buscó crear una región fuerte. Ese es el principal obstáculo para la aparición de tendencias hegemónicas por parte de cualquier poder.
En un tuit, el canciller iraní renunció a una entrevista a la cadena estadounidense NBC y escribió: el consejo equivocado al presidente Donald Trump, lo llevó a tomar decisiones equivocadas, además agregó que “al tomar decisiones tan equivocadas, el fin de Estados Unidos ha comenzado en la región de Asia occidental”.
 
P/NA/RH

 

Tags

Comentarios