Mar 05, 2020 08:13 UTC

ParsToday - Amigos , en la novena parte del espacio semanal “Recorrido por Irán”, vamos a conocer Darré-Shahr, otra ciudad de la provincia de Ilam. Quédense con nosotros. 

Cada una de las ciudades occidentales de Irán tiene sus propios admiradores. Ciudades con naturaleza especial, ciudades con monumentos históricos, ciudades con artesanías y muchas otras características que pueden ser una prioridad turística para cualquier persona. Darré-Shahr es una de las localidades que es de gran interés para los amantes de la historia persa. Esta ciudad histórica, al oeste de la provincia de Ilam, con una colección de atracciones naturales, históricas y culturales, entre ellas las ruinas de la ciudad histórica de Seymareh, conocida también como Madaktu, y el puente Gavmishan, brilla en las laderas del magnífico monte Kabir-Kuh.
 
En las alturas del monte Kabir-Kuh, en un exuberante y bonito valle, está ubicada la zona pintoresca de Kolm sus densos jardines y ríos rugientes, han convertido a esta zona rural en un agradable centro de recreo para los turistas. El principal río del área tiene su origen en las alturas del monte Kabir-Kuh y, en su ruta, después de pasar por paisajes verdes y encantadores, desemboca en el río Seymareh. Los restos de un castillo y un templo del fuego de la época sasánida así como las sagradas tumbas de Yabir ibn Ansari y Seyyed Taj al-Din han hecho de esta zona también un sitio histórico y de peregrinación, además de su naturaleza verde y hermosa.
 
 
En la parte sudoeste y oeste de Darré-Shahr, se sitúa uno de los mayores recintos históricos al oeste de Irán. Un sitio cuya impresionante naturaleza y cuyos monumentos de larga data han multiplicado las bellezas de la zona. Sí, es cierto. De acuerdo con algunos historiadores, la ciudad histórica de Seymareh, conocida como Madaktu, se remonta a una época en la que los elamitas gobernaban las montañas de Lorestán en tiempos antiguos. Los elamitas conquistaron extensas tierras y construyeron su segunda capital en este lugar poniéndole el nombre de Madaktu. En la época aqueménida no se sabía nada de esa ciudad, pero de nuevo alcanzó su apogeo en la época sasánida.
 
 
En la actualidad, en las ruinas de esta localidad se ven vestigios del estilo de la ingeniería urbana de los sasánidas. Este complejo contaba con torres de vigilancia, calles, sistema de drenaje y alcantarillado. Al caminar a través de las piedras y sus restos incompletos, puedes descubrir allá la finura arquitectónica y geométrica. Imagina que en algún tiempo, hubo una hermosa ciudad junto al río rugiente Seymare. Caminando por este recinto y empleando tu imaginación, puedes viajar a la historia con la ayuda de los restos en buen estado. La pintoresca naturaleza del área se la puede describir de esta forma: un río rugiente que cruza una vasta llanura.
 
Esta llanura se compone de varias colinas cortas y altas. El ritmo de estos altos y bajos y su tejido en colores, cubiertos con flores diversas y coloridas, acaricia el ojo. Cuando caminas por las ruinas de la ciudad antigua, bajo el sol, te das cuenta de la extraña belleza que se crea cuando la arquitectura es acompañada por la naturaleza. Otros importantes hallazgos en esta antigua ciudad incluyen una mezquita que ha salido de la tierra y data a comienzos de la aparición del Islam. Los materiales utilizados en esta estructura son piedras y yeso. Todos los arcos construidos en las entradas son de forma de cuna. El Shabestán (sala de oración) y el iwán o porche de la mezquita están decorados con muy bonitos trabajos de enyesado que vale visitar.
 
 
Además de todas estas bellezas, el río Seymareh está adornado con el espectacular puente Gavmishan, uno de los mayores, más antiguos y más famosos puentes históricos del oeste de Irán. En la actualidad, todo el río Seymareh pasa a través del lecho entre los dos pilares del puente, cuyo arco está roto. Pero el resto de los arcos del puente se mantienen intactos. Para tener una idea de la grandeza de esta estructura, construida hace 1500 años, basta señalar que tiene solo 168 metros de largo y 8 metros de ancho.
 
 
Actualmente, quedan seis arcos relativamente en buen estado. El material usado incluye rocas, ladrillos, bloques de piedra y argamasa. Una de las maravillas arquitectónicas de esta construcción es que, para facilitar el paso del agua, la base de los pilares del puente está construida en forma oval.
 
 
.En el recorrido por Darré-Shahr, no debes perder visita del famoso estrecho de Bahram Chubin. Esta garganta está ubicada en una franja enorme y rocosa que se desvía de las alturas de Kabir-Kuh. Este complejo, con monumentos compuestos de muros y fortalezas militares, conocidos también como el Castillo Chubin, está lleno de símbolos militares, tales como las residencias construidas dentro de los muros de piedra o la torre de vigilancia que es visible al entrar en el estrecho; se trata de un lugar donde el general Bahram Chubin se refugiaba cuando se rebeló contra Khosro Parviz (Cosroes II), emperador sasánida.
 
 
El estrecho o desfiladero fue construido militarmente de tal manera que los enemigos no pudieran entrar fácilmente en él. Los muros en las rocas de este estrecho son muy sólidos y seguros. Además de que las mismas rocas, que se consideran de por sí una sólida fortaleza, fueron fortalecidas más aun con estos muros. La pregunta que surge es cómo construyeron estos altos muros en estas rocas, mientras que escalar las mismas es muy difícil. Dentro de este desfiladero de difícil acceso, hay una serie de establecimientos residenciales, un edificio destinado a reyes, estanques de piedra de agua, almacenes y torres. El estrecho de Bahram Chubin cuenta con muchas obras valiosas en la entrada y las alturas. También tiene un castillo hecho de piedras y yeso que se remonta a la época sasánida y termina en los altos forestales del monte Kabir-Kuh en las profundidades del estrecho y sus áreas de difícil acceso.
 
 
Esta garganta la llaman también el coto de caza Bahram Chubin, ya que dentro de y detrás de ella, existen entornos para animales y aves, y Bahram solía cazar en este valle. La belleza y la obra maestra de Bahram Chubin, además de las escaleras de piedra en los muros, incluyen también cuatro cisternas talladas en el interior de rocas y construidas de forma natural y de una manera magnífica. Se puede deducir que Bahram había escogido un lugar bonito y apropiado para divertirse, además de haber hecho de esta zona un lugar seguro donde refugiarse proporcionándole con todo lo necesario para vivir.
 
 
Darré-Shahr es una ciudad con muchas cascadas, como la cascada Marbaré, a 20 kilómetros de la carretera de esta localidad hacia Pol-Dokhtar. Esta magnífica cascada está rodeada de muchos árboles altos y durante todo el año, especialmente en primavera, tiene abundante y dulce agua y conviene que cualquier viajero con gusto la visite.
 
 
En general, la economía de Darré-Shahr se basa en la agricultura, horticultura y ganadería. Hay una próspera ganadería en esta ciudad y sus productos ganaderos son exportados a otras localidades. No puedes visitar Darré-Shahr en uno o dos días y tienes que dedicar tiempo suficiente para ver su pintoresca naturaleza. Si vas allá, seguramente imágenes bellas e inolvidables quedarán grabadas en tu mente.
 
 
P/FE/RH
 
 

 

Tags

Comentarios