Mar 23, 2020 07:47 UTC

ParsToday-En este episodio vamos a hablarles del centro de masas de la economía de resistencia, es decir, la producción nacional. Por favor quédense con nosotros.

El objetivo de los administradores de las políticas económicas en cualquier país es lograr el crecimiento económico, en lo que es primordial el aumento de la producción nacional.
 
A la luz del aumento de la producción nacional se proporcionan las oportunidades de empleo y se reduce el problema del desempleo. Centralizando en la producción nacional, podemos salvar al país de la dependencia externa y mantener su independencia.
 
 Disfrutar de independencia para los musulmanes y los países islámicos tiene raíces en sus creencias. Una de las órdenes divinas en las enseñanzas islámicas es advertir a los musulmanes de tener cuidado en no caer bajo el dominio de extranjeros o enemigos. En una parte de la aleya 141 de la sura Las Mujeres, el Señor declara claramente a los creyentes:
 
Alá no permitirá que los infieles prevalezcan sobre los creyentes.
 
En visión del fundador de la República Islámica de Irán, el Imam Jomeini (que Dios lo bendiga), la dependencia económica es la razón de todo tipo de dependencia y de dominación por parte de extranjeros, Al respecto dijo: "Si tenemos dependencia económica, eso nos llevará a tener sumisión política y también subordinación militar. Lo que resultará en que el país retorne a su condición anterior".
 
La historia de las cuatro décadas posteriores a la victoria de la Revolución Islámica también revela que una de las mayores armas de los enemigos contra los objetivos revolucionarios de la nación iraní ha sido la presión económica a través de la imposición de un sin número de sanciones. Para contrarrestar esas medidas coercitivas, la producción nacional destaca como uno de los componentes más efectivos y neutralizadores de las conspiraciones y sanciones enemigas. El objetivo en la producción nacional es alcanzar una etapa de producción que, además de suministrar los bienes y necesidades básicas de la sociedad mediante el impulso cuantitativo y cualitativo, se logre la expansión hacia la exportación, mientras se salvaguarde la independencia del país y preserve la seguridad del país.
 
Lograr este objetivo requiere de factores y requisitos, incluida la existencia de materias primas y recursos. Afortunadamente, Irán es uno de los pocos países que tiene un gran potencial en términos de recursos de producción en los sectores de energía, industria y minas, agricultura y servicios.
 
En el ámbito de la energía, Irán posee las mayores reservas de gas del mundo y se considera el cuarto país con mayores reservas de petróleo del mundo. Si unimos las reservas de petróleo y gas, Irán posee se ubica en el primer puesto en cuanto a reservas de combustibles fósiles y de energía del mundo. Los campos de petróleo y gas de Irán se extienden en una amplia área del país, desde las aguas poco profundas del Golfo Pérsico hasta las aguas profundas del mar Caspio, así como algunas zonas de tierra.
 
Entre los más de 70 sectores de la economía iraní, la industria petroquímica se ubica en el sexto lugar. Con más de 33 mil millones de metros cúbicos de reservas convencionales de gas natural y 157 mil millones de barriles de reservas de petróleo crudo, el país persa goza del potencial y la ventaja relativa para expandir su industria petroquímica con el fin de complementar la cadena de valor en el sector de hidrocarburos. El incremento de las exportaciones de artículos petroquímicos es una forma de evitar que la economía se vea afectada por los ingresos del petróleo y el gas; por lo tanto, esto es muy importante y siempre ha sido atendido por los responsables políticos del país. Actualmente, se fabrican alrededor de 100 tipos de productos petroquímicos con estándares internacionales en diferentes partes de dicha industria. Sin embargo, la complejidad del proceso de fabricación de los productos determina su valor que varía entre los productos petroquímicos. La República Islámica de Irán se esfuerza por moverse hacia los eslabones finales de la cadena de valor mediante la innovación en la fabricación de nuevos productos, además de proporcionar el terreno para motivar a elaborar productos competitivos en otras industrias relacionadas con la citada industria, como pintura y resina, caucho natural y plásticos y otros elementos poliméricos.
 
En el campo de la industria, han pasado décadas desde los primeros esfuerzos de Irán para lograr la industria moderna. Las inversiones realizadas en este sector derivan de los ingresos del petróleo y los ahorros del sector privado nacional y extranjero. El proceso de desarrollo de la producción industrial en Irán ha comenzado desde el desarrollo de las industrias de consumo intermedio y de gama baja y, ahora pasando las etapas de las industrias intermedias, sostenibles y de inversión, Irán ya ha alcanzado la etapa de industrias intermedias con alta tecnología. Las industrias en el campo de la producción de artículos químicos, fabricación de metales básicos, industrias de alimentación y bebidas, de otros productos minerales no metálicos, las industrias de producción de coque, refinerías de petróleo y combustibles nucleares, figuran entre las principales actividades industriales en Irán.
 
Según las estadísticas de las cuentas nacionales de Irán, las actividades del sector agrícola persa incluyen las actividades agrícolas y hortícolas, ganaderas, forestales y pesqueras. Otra ventaja y riqueza de la economía iraní es que una vasta parte de su territorio es una buena fuente para la producción agrícola. Al contar con nueve distintos climas, el país persa es singular en el mundo y ocupa desde el primero hasta décimo lugar en el mundo en producir 25 productos. Alrededor del 85 por ciento de las variedades de frutas y verduras necesarias en la región de Asia Occidental se puede producir en Irán, gracias a su potencial, capacidades y características climáticas específicas. También puede exportar fácilmente a los mercados vecinos de la región de Asia Occidental debido a su ubicación geográfica.
 
En el campo de las minas, según las estadísticas disponibles, Irán es uno de los diez principales países del mundo en términos de reservas minerales. Los expertos precisan que hay 68 tipos de artículos minerales en el país, de esta cantidad solamente 20 han sido descubiertos y están en fase de procesamiento. Irán se encuentra entre las 15 potencias minerales del mundo con alrededor de 68 tipos de metales, 37 mil millones de toneladas de reservas descubiertas y 57 mil millones de toneladas de recursos potenciales. Existen 5800 minas activas en el país, donde trabajan unas 138 mil personas y la cantidad de reservas minerales identificadas alcanza 60 mil millones de toneladas, de las cuales más de 30 mil millones de toneladas son definitivas y el resto son probables. El valor de las reservas minerales identificadas persas —el 3 por ciento de las reservas minerales del mundo— se estima en más de 770 mil millones de dólares.
 
La posición geográfica de Irán podría tener ventaja para ello. Situado en la región de Asia Occidental, Irán está ubicado en el camino de los cinco corredores principales de tránsito internacional y transporte marítimo. El acceso a aguas libres, tener amplias costas y fronteras terrestres vastas, el acceso a numerosos puertos y una extensa red de carreteras y ferrocarriles, todo esto resulta en que el país persa podría convertirse en un importante polo comercial de la región e incluso de todo el mundo.
 
En los próximos programas estudiaremos otros factores eficaces en la producción y crecimiento en Irán.  
 
 
P/FSH/NL

 

Tags

Comentarios