Mar 24, 2020 06:45 UTC

ParsToday – Los acontecimientos más importantes de Irán en el año 1398 (1)

Queridos amigos, les invitamos a escuchar la primera parte del programa especial dedicado a dar un repaso a los temas más importantes de Irán durante el año persa 1398 que finalizó el 19 de marzo. Quédense con nosotros.
 
El año 1398 fue un año con acontecimientos cruciales para el pueblo iraní.
 
En vísperas de la entrada de la República Islámica en su quinta década, el Líder Supremo de la Revolución Islámica, ayatolá Ali Jamenei, emitió el 11 de febrero de 2019 la importante “Declaración del Segundo Paso de la Revolución”.
 
En esta nota, el Líder persa precisó que moverse en esta dirección, es decir dar el segundo paso de la revolución, tiene ciertos requisitos que deben cumplirse.
 
Esta declaración traza, de hecho, la senda de un brillante futuro para Irán y una estrategia a largo plazo para entrar en “la segunda etapa del autodesarrollo, el procesamiento de la sociedad y el fomento de la civilización”, lo que marcará el “nuevo capítulo de la vida de la República Islámica”.
 
Por eso, el año 1398, que comenzó el 21 de marzo de 2019, fue un año crucial y decisivo para Irán, como el primer año del segundo paso de la revolución, para resistir ante las presiones y los complots de los enemigos.
 
En declaraciones al respecto, el ayatolá Jamenei consideró los 40 años de tramas contra la República Islámica y, al mismo tiempo, de avances hechos durante la revolución, como signos de la incapacidad de EE.UU. para detener el movimiento de la nación persa y dijo “los enemigos de Irán llevan 40 años ejerciendo todo tipo de presiones políticas, económicas y propagandísticas contra nuestro pueblo, pero no han podido hacer nada incluso cuando la República Islámica aún era  novata.
 
Desde los primeros días del triunfo de la revolución de 1979, EE.UU. aplicó tácticas para provocar su fracaso. Planificar varios golpes de Estado; generar tensiones sociales y étnicas; abonar el terreno para la actividad de grupos terroristas; apoyar disturbios callejeros y respaldar a elementos perturbadores de la seguridad económica, han sido parte de los complots de Estados Unidos contra la nación y la República Islámica durante todos estos años.
 
En el año 1398, lo dirigentes estadounidenses continuaron con su hostilidad contra el pueblo iraní, cometiendo un crimen terrorista. En la madrugada del día 3 de enero de 2020, drones estadounidenses, en un acto cobarde y violando la soberanía de Irak, lanzaron misiles contra dos vehículos en los que viajaban el jefe de la Fuerza Quds del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani; el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi), Abu Mahdi al-Mohandes, y ocho personas que les acompañaban, cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, provocándoles su muerte.
 
El asesinato de Soleimani, que había entrado en Irak como invitado oficial del gobierno local, supuso un gran insulto a la soberanía iraquí y un crimen muy grande contra la nación persa.
 
Cinco días después de ese acto terrorista, como respuesta el CGRI atacó con misiles la base de Ain Al Assad, la más grande y la más importante de tropas norteamericanas en Irak.
 
En los sermones del rezo de los viernes de Teherán del 17 de enero de 2020, el Líder supremo de la Revolución destacó la importancia de ese acto vengativo de Irán y dijo que “el hecho de que una nación tiene el espíritu para abofetear de esta manera a una potencia arrogante e intimidadora, demuestra el poder de Dios; entonces este día también debe considerarse como un día de Alá”.
 
El ayatolá Jamenei elogió también la multitudinaria presencia de los iraníes en el histórico funeral de Soleimani y de sus compañeros y dijo que así el pueblo puso de manifiesto su resistencia ante los diablos, añadiendo que el continuar esta senda honorable requiere que Irán se haga fuerte en todos los ámbitos.
 
En el año 1398, pese a todas las dificultades y amarguras, la nación de Irán hizo alarde de su unidad ante los enemigos, demostrando que la Revolución Islámica está viva y dinámica y continúa su camino hacia un futuro más brillante. En este camino, el pueblo persa salió con éxito y con la cabeza en alto, atravesó dificultades y grandes pruebas políticas, con paciencia e identificando a los enemigos.
 
En el año iraní que pasó, otro amargo incidente también puso de luto a la nación persa, ya que el 8 de enero de 2020 en un accidente murieron 167 pasajeros y 9 miembros de la tripulación de un avión de la aerolínea ucraniana, que se estrelló cerca del aeropuerto Imam Jomeini de Teherán.
 
El Estado Mayor de Irán declaró en un comunicado que debido a un error humano y de manera no deliberada, la defensa antiaérea del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán disparó un misil contra el avión ucraniano, porque se había acercado mucho a una base de esta fuerza. La nota explicó que algunas horas después del ataque con misiles del CGRI a la base de Ain Al Assad en Irak, con despliegue de tropas estadounidense, se incrementaron los vuelos bélicos de las mismas en la zona, lo que aumentó la sensibilidad de las defensas antiaéreas persas.
 
El Líder de la revolución lamentó profundamente lo ocurrido, añadiendo que “los enemigos se alegraron porque encontraron un pretexto para cuestionar a nuestras Fuerzas Armadas; pero no podrán hacer nada, ya que los dos eventos históricos, el funeral del general Soleimani y el ataque con misiles de Irán a la base norteamericana en Irak no pueden dejarse en el olvido con tales cuestionamientos.  
 
El acuerdo nuclear iraní, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés) y su destino fueron otros temas polémicos durante el año 1398.
 
En mayo de 2018, el gobierno de EE.UU. se retiró de este pacto de manera unilateral y contrariamente a la Resolución 2231 de 2015 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y reimpuso las sanciones contra el pueblo persa.
 
En los últimos dos años, la parte europea del JCPOA no pudo hacer nada tangible para cumplir con los compromisos asumidos en él, a fin de preservarlo.
 
Después de un año de paciencia, finalmente la República Islámica, a partir de los artículos 26 y 36 del JCPOA, suspendió, en cinco pasos y a intervalos considerables el cumplimiento de parte de sus compromisos nucleares.
 
Estos pasos, iniciados desde el primero de mayo de 2019, incluyeron:
 
1) Cruzar el límite máximo de 300 kilos de reservas de uranio enriquecido al 3.67 por ciento.
 
2) aumentar el nivel del enriquecimiento al 4.5 por ciento.
 
3) Levantar las restricciones a las actividades de investigación y desarrollo.
 
4) Introducir gas en las centrifugadoras de la Instalación de Fordo para el enriquecimiento de uranio al 4.5%.
 
En el quinto paso de este proceso, el 5 de enero Teherán anuló todas las restantes restricciones al enriquecimiento de uranio.
 
Entretanto, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, criticó la inacción de los europeos a la hora de cumplir con sus compromisos recogidos en el JCPOA y dijo que las contramedidas de Teherán eran un derecho natural del país en el marco de este pacto, añadiendo que la única fórmula de revertir estos pasos era que los europeos cumplieran con sus compromisos.
 
Zarif señaló que el trío europeo (el Reino Unido, Francia y Alemania) puede rescatar el JCPOA, pero no obteniendo el visto bueno del matón (EE.UU.)  ni presionando a Irán; Europa debe tener el coraje de cumplir con sus obligaciones.
 
El JCPOA se encuentra ahora en un estado de inestabilidad e ineficiencia. Esto sucede mientras las realidades de la Revolución Islámica y la resistencia de la nación iraní ante la arrogancia evidencian que Irán jamás cederá a la intimidación.
 
Lo que ha dicho el Líder persa al respecto, apunta a realidades significativas que "Estados Unidos ha recibido una bofetada de la Revolución Islámica; tiene inquina contra la misma; teme que surja una gran potencia musulmana en la región bloqueando sus caprichos en estas altitudes; no quiere que suceda esto, por eso despliega fuerzas”, señaló el ayatolá Jamenei.
 
 
 
El año 1398 también estuvo marcado por la lucha contra el nuevo coronavirus en Irán y en muchos otros países. Manteniendo sus sanciones unilaterales contra Irán, Estados Unidos intentó reducir la capacidad del país para combatir este virus. Estas penalizaciones impidieron el envío de suministros médicos y sanitarios al país persa, lo que constituye una especie de terrorismo económico y médico y revela cada vez más a la opinión internacional la naturaleza antihumana de los dirigentes norteamericanos.
 
Estimados oyentes, les invitamos a escuchar en la próxima emisión la segunda parte del programa dedicado a dar un repaso a los más importantes de Irán durante el año persa 1398. Nos despedimos de todos ustedes hasta entonces.
 
 
 
P/FE/RH

 

Tags

Comentarios