May 19, 2020 07:53 UTC

ParsToday – Estimados oyentes, les damos bienvenida al espacio “Irán en la semana que pasó”.

El vienes 15 de mayo coincidió con el 72.º aniversario de la creación del régimen de Israel, conocido como “Día de la Nakba” (catástrofe, en árabe).
 
La Secretaría Permanente de la Conferencia Internacional de Apoyo a la Intifada Palestina, afiliado al Mayles o Parlamento de Irán, emitió un comunicado con este motivo, destacando que hace 72 años, el 15 de mayo de 1948, el Reino Unido, al ejercer un protectorado sobre Palestina, con el objetivo de continuar sus fines colonialistas, y al tener una base permanente en la región de Asia Occidental, llegó a un acuerdo con el sionismo internacional sobre la migración de los judíos a Palestina y la formación de un Estado israelí.
 
“En el Día de la Nakba, el sionismo fascista, respaldado por el Reino Unido y Estados Unidos, masacraron brutalmente a 15 000 personas, entre mujeres, niños y jóvenes palestinos y dejaron sin hogar a otros cientos de miles más, además, planificó fundar al régimen criminal, terrorista, infanticida, racista y violador de los derechos humanos”, se lee en la nota.
 
En su sesión pública del martes 12 de mayo, el Parlamento iraní aprobó un proyecto de ley de carácter “muy urgente” para contrarrestar las acciones hostiles del falso e ilegítimo régimen sionista contra la paz y la seguridad regional e internacional.
 
Este proyecto de ley de 13 artículos, establece que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán está obligado a dar seguimiento, en los escenarios políticos y diplomáticos, el plan político de la República Islámica, titulado “Celebración de un referéndum nacional en la tierra palestina”, el cual ha sido registrado en las Naciones Unidas, y expone el tema: “el sionismo, equivale al apartheid” en los organismos y foros internacionales.
 
Las políticas expansionistas y de ocupación del agresor régimen sionista ejerciendo la violencia física y estructural, construyendo extensos asentamientos extensos en Al-Quds (Jerusalén) y alterando el tejido demográfico y geográfico del mismo, han llevado a la violación generalizada y sistemática de los derechos del pueblo palestino, lo que supone una amenaza contra la paz y la seguridad regional e internacional. Acciones que han conllevado amplias repercusiones de seguridad regional e internacional.
 
Asimismo, de conformidad con el párrafo 12 del mencionado proyecto de ley iraní, el Ministerio de Justicia está obligado a interponer demandas contra los líderes criminales del régimen sionista para juzgarlos y luego implementar los fallos en su contra, así como sus acciones terroristas dentro y fuera de los Territorios Ocupados, en tribunales internacionales y extranjeros, o en cortes nacionales.
 
El domingo 10 de mayo, en una reunión mantenida vía videoconferencia con los miembros del Comité Nacional para la Lucha contra el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, así como los gobernadores de las 31 provincias del país, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, alabó el desempeño del pueblo y las autoridades locales en campos como el social-cultural, el médico, el sanitario y el científico, a la hora de esforzarse por contener la enfermedad.
 
El gobierno norteamericano imaginaba que ejerciendo presiones e imponiendo sanciones, el pueblo persa no podría resistir ante estos problemas más de unos pocos meses, pero con las medidas tomadas para combatir la COVID-19 en el país, los enemigos se percataron de que Irán es un país poderoso. Hoy en día, la nación persa ha llegado a un punto en la producción de ventiladores, mascarillas N95 y kits de diagnóstico en el que, además de cubrir las necesidades internas, también puede exportarlos a otros países.
 
Según las cifras facilitadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Irán tiene mayor número de los recuperados de la enfermedad después de China, de modo que el 80 por ciento de los diagnosticados con el coronavirus en Irán se han recuperado.
 
En otra parte de su discurso, el ayatolá Jamenei precisó que el Occidente falló en la prueba internacional de lidiar con la COVID-19 y, al expresar el fracaso de las capacidades de gestión de Occidente, destacó lo siguiente que “el coronavirus se propagó más tarde en EE.UU. y Europa en comparación con otros países. Esto significa que tuvieron tiempo para prepararse para combatir este virus. Sin embargo, no pudieron hacerlo debidamente. La elevada cifra de contagios y decesos en EE.UU. y algunos países europeos, donde la gente hace frente a problemas como el desempleo, demuestran estas incapacidades”.
 
Al referirse a casos como que la gente invadió los supermercados para abastecerse de alimentos y productos sanitarios, y a algunos otros desafíos, el Líder Supremo añadió que los occidentales, pese a todos sus alegatos, han fallado también en este ámbito; realidades que deben explicarse a la opinión pública internacional.
 
La COVID-19, detectada por primera vez a finales del año 2019 en Wuhan, China, ahora se ha convertido en una pandemia, con más de 4 millones 500 mil casos de infectados en todo el mundo.
 
Bajo tales condiciones, el mundo necesita cooperación y solidaridad. La guerra no convencional que estalló entre los países por los insumos médicos necesarios para combatir el coronavirus, puso al descubierto la falsedad de las leyes de derechos humanos en muchos países, especialmente en los Estados occidentales. Esta guerra no convencional comenzó con el robo de equipos y respiradores artificiales, mascarillas, guantes y otros equipos. Las autoridades alemanas tildaron de piratería ese comportamiento de EE.UU.
 
Francia también acusó a Estados Unidos de apoderarse de un cargamento de mascarillas compradas a China. Esta rivalidad poco sana se notó también entre los países europeos, desde Italia hasta Francia, Alemania y el Reino Unido.
 
Estos sucesos y realidades envían un mensaje claro, y esto es a lo que se refirió el Líder Supremo de la Revolución diciendo que “el espíritu y el contenido de la filosofía social en el Occidente se basa en lo material y el dinero, por lo que en la cuestión de coronavirus, irrespetan a los ancianos, los enfermos, la gente sin dinero e individuos con afecciones mentales, por eso muchas personas murieron en hogares de ancianos, lo que, a su vez, revela el fracaso de la filosofía social occidental”.
 
La República Islámica de Irán siempre ha apoyado la independencia, la soberanía nacional, la integridad territorial y la estabilidad política en Irak, y mantiene que el consenso de todas las corrientes políticas iraquíes a través de procesos democráticos es la única solución pacífica de las disputas. Por lo tanto, saluda el acuerdo logrado entre los grupos políticos en Irak, cuyo resultado ha sido el nombramiento de Mustafa al-Kazemi como el nuevo primer ministro, y lo considera un paso correcto en la buena dirección. Además, Irán desea éxito para el nuevo gobierno de Bagdad a la hora de satisfacer las demandas populares y de la autoridad suprema religiosa iraquí, y de crear un Irak estable y unido con una importante posición a nivel regional e internacional.
 
Por otra parte, y en una entrevista con la televisora satelital Al Alam, Iraj Masyedi, embajador de Irán en Bagdad, hizo referencia a su reciente encuentro con el nuevo primer ministro iraquí calificando de positivo el enfoque del gobierno de Al-Kazemi con respecto a la República Islámica, además de que, en esta reunión, el nuevo premier prometió dar seguimiento a todos los acuerdos bilaterales y enfatizó que dará pasos serios para fortalecer los lazos con Teherán.
 
En su primer discurso desde que fuera encargado de formar su gabinete, Mustafa al-Kazemi destacó la necesidad de mantener la soberanía de su país y, en cuanto a la política exterior de su gobierno en interacción con el mundo, dijo que “nuestras relaciones con los países de la región y el mundo deben basarse en el respeto mutuo”.
 
Los vínculos Irán-Irak se fundamentan en tres componentes clave y sostenibles, incluyendo la seguridad y la estabilidad en Irak; el fortalecimiento de los antiguos lazos culturales y religiosos entre los dos vecinos y el uso de los potenciales económicos.
 
La seguridad en Irak equivale a la seguridad y estabilidad en Irán y la región. Este principio ya se ha demostrado en la asistencia de asesoría de Irán a Irak en la lucha contra el terrorismo y el EIIL (Daesh, en árabe).
 
También en el plano económico, los nexos entre ambos revisten importancia. La existencia de la zona franca de Arvand, al sudoeste de Irán, y Basora en Irak, es otro potencial efectivo en las relaciones comerciales binacionales.
 
Otro tema de cooperación es el de intercambios de energía entre Irán e Irak. La transferencia de la energía de Irán a Irak, es un intercambio basado en la voluntad de ambas naciones. Es natural que esta cooperación continúe en el sector energético antes de que Irak pueda cubrir sus necesidades en los sectores de electricidad y gas. El país árabe necesita recibir energía desde Irán a un precio adecuado, y basándose en la voluntad y en identificar los intereses, Estados Unidos no puede hacer nada al respecto.
 
P/FE/RH
 

 

Tags

Comentarios