Oct 26, 2020 08:23 UTC

ParsToday-En este programa estudiamos el caso de la crisis de Nagorno Karabaj y comparamos la ocupación de Palestina con la de Nagorno Karabaj por parte de algunos medios de comunicación masivos y personalidades de Azerbaiyán.

La intensificación de la crisis de Nagorno Karabaj y el aumento de la tensión entre la República de Azerbaiyán y Armenia, una vez más, ha convertido uno de los centros de las crisis en la región del Cáucaso en titulares de primera plana de las noticias del mundo. Antes del desmantelamiento de la Unión Soviética en el año 1988 y después del anuncio de la separación de Nagorno Karabaj de la República de Azerbaiyán, este país y Armenia ya tenían muchos conflictos por esta región. La situación de disputa continuó después del colapso de la Unión Soviética hasta que se declaró un alto el fuego en mayo de 1994 por iniciativa de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la Organización de las Naciones Unidas. Para una mayor supervisión de esta tregua y la continuación de los diálogos hasta la solución del conflicto de Nagorno Karabaj, se creó un grupo en el marco de la OSCE denominado Grupo de Minsk. Estados Unidos, Rusia y Francia copresiden dicho grupo, que incluye a Bielorrusia, Alemania, Italia, Portugal, Holanda, Suecia, Finlandia, Turquía, así como Armenia y Azerbaiyán. Desde entonces, aunque el fuego se ha mantenido, ha habido algunos enfrentamientos.

Los armenios al tomar el control de las zonas montañosas de Nagorno-Karabaj y ocupar siete áreas circundantes del territorio de la República de Azerbaiyán, ocupan alrededor de una quinta parte del territorio de la República de Azerbaiyán. Centenares de miles de azerbaiyanos residentes en Nagorno Karabaj y sus alrededores fueron desalojados y se vieron obligados a abandonar esta región. Pero, actualmente, se han planteado diferentes opiniones sobre la ocupación de Nagorno Karabaj y la manera de resolver este asunto. Entre ellos, algunos analistas han comparado la ocupación de Nagorno Karabaj con la ocupación de Palestina y solicitan el apoyo de los países islámicos para la liberación de dicha región. 

Indudablemente, la ocupación de Nagorno Karabaj bajo cualquier pretexto es condenable, al igual que la ocupación de Palestina y, de hecho, los ocupantes deben abandonar los territorios ocupados. Pero, existen diferencias entre la ocupación de Palestina y la de otros territorios como Nagorno Karabaj o Cachemira. Palestina cuenta con muchos lugares sagrados no solo para los musulmanes sino para los seguidores de otras grandes religiones divinas. El Hazrat Mohamad (saludos sean para él y sus descendientes) rezó durante 13 años después de su proclamación como Profeta de Dios en dirección hacia la mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds (Jerusalén), y después, por orden de Alá, la Kaba, en la ciudad de la Meca se convirtió en la quibla de los musulmanes. Por otra parte, Al-Quds es la cuna de las religiones monoteístas de la historia y la encrucijada de diversas civilizaciones. Ningún lugar en el mundo es igual q a Al-Quds en cuanto a asuntos religiosos. Si se estudia minuciosamente la historia de los profetas, se esclarece más la santidad de la ciudad de Al-Quds. En las narraciones leemos que el Hazrat Jesucristo nació en las cercanías de la Mezquita de Al-Quds, el Hazrat Adán, Moisés, José y todos los profetas de la familia de Israel solicitaron ser sepultados en Al-Quds. En el suelo de este territorio sagrado han caminado profetas divinos como Abraham, Isaac y Jacob. También, el Hazrat Moisés fue sepultado ahí. Alá llevó al Hazrat Jesucristo desde este lugar hacia el cielo. Por otra parte, la mezquita Al-Aqsa tiene mucha importancia para los musulmanes desde otro aspecto y es su santidad y la importancia de la Ascensión del Santo Profeta desde la Mezquita Sagrada a la mezquita Al-Aqsa y de allí a los cielos. La mezquita Al-Aqsa es una de las tres mezquitas importantes para los musulmanes y esta tierra es de gran valor y respeto para ellos, después de La Meca y Medina. La mezquita de Al-Aqsa y otros monumentos islámicos alrededor de Al-Quds exhiben, en realidad, la grandeza histórica de la Ummah islámica. La ocupación de Palestina nunca será igual que la ocupación de otras tierras o países; más bien, la creación de un centro colonial antislámico y un tumor canceroso en el corazón del mundo islámico tiene como objetivo destruir el mundo islámico y evitar la formación de la civilización islámica. Por tanto, la cuestión de Palestina, además de la dimensión religiosa, tiene una relación estrecha con la independencia, la seguridad y los intereses nacionales de otros países islámicos.

Algunas personas en los medios de comunicación masivos de Azerbaiyán comparan la ocupación de Palestina con la de Nagorno Karabaj, sin prestar atención o no querer hablar sobre ¿por qué el gobierno de Azerbaiyán tiene amplias relaciones políticas, de seguridad, militares y de inteligencia con el régimen ocupante de Palestina? La ocupación es condenable en cualquier forma y en cualquier parte ya sea en Palestina o Nagorno Karabaj; entonces, no se puede comparar la ocupación de estas dos regiones y al mismo tiempo mantener amplias relaciones amistosas con el régimen sionista. La República de Azerbaiyán sostiene relaciones estratégicas con un régimen ocupante, como Israel, que está a más de mil kilómetros de distancia, ignorando la naturaleza de la ocupación del régimen sionista, pero protesta irracionalmente contra las relaciones normales de Irán con Armenia, como uno de sus vecinos. Aun así, existe una diferencia clara entre el régimen sionista y Armenia. En realidad, el régimen sionista se ha creado con la ocupación de las tierras pertenecientes solo a los palestinos y el territorio sagrado de Al-Quds, mientras que Armenia ha ocupado una parte del territorio de su vecino, sin embargo, los últimos 30 años ha estado negociando sobre cómo devolver las tierras ocupadas, pero, lamentablemente, estas negociaciones aún no han tenido éxito. Aparte de esto, no existe una enemistad inherente entre Armenia y el mundo islámico, y si se resuelve la cuestión de la ocupación de los territorios de la República de Azerbaiyán por Armenia, básicamente no habrá razón o motivo para la enemistad entre los dos países y el mundo islámico o con la República Islámica de Irán, asimismo, se eliminarán las consecuencias indirectas e inútiles de esta crisis. Sin embargo, a diferencia de la ocupación de Nagorno Karabaj, que puede solventarse con un acuerdo entre Bakú y Ereván, la ocupación del régimen sionista sólo puede resolverse con la destrucción de este régimen que no considera ningún derecho para los principales dueños de Palestina.

El objetivo de algunos medios de comunicación masivos y personalidades azerbaiyanas de comparar el caso de la ocupación de Nagorno Karabaj con la de Palestina es cuestionar las posturas de Irán en apoyo al pueblo inocente palestino y su desatención a la ocupación de Nagorno Karabaj. Otro asunto importante es que el régimen sionista siempre tiene intenciones negativas al establecer relación con diferentes países del mundo; de hecho, el resultado de su presencia en la mayoría de los países ha sido catastrófico, como, por ejemplo, la presencia de Israel en el Kurdistán de Irak, Sudán del Sur, Sudán, Cachemira, en la región de La India y Paquistán. Ya que, la presencia de Israel en todas estas regiones o ha sido para intensificar problemas separatistas o ha llevado al desmantelamiento de un gran país islámico como Sudán. En la región del Cáucaso, también, con el pretexto de colaborar con la República de Azerbaiyán en el campo de la seguridad, militar y el abastecimiento de armamentos, Israel ha creado una total dependencia hacia sí mismo de los sectores defensivo y militar y petrolero azerbaiyanos y se aprovecha de esta dependencia para atizar los enfrentamientos en Nagorno Karabaj, dificultando más la solución de este caso. La República Islámica de Irán reiteradas veces ha planteado buenas propuestas a la República de Azerbaiyán para dar fin a su dependencia del régimen sionista en los campos de petróleo, energía y los asuntos de seguridad y defensivos, pero Bakú las ha rechazado. Dada la identidad política de la crisis de Nagorno Karabaj, la República Islámica de Irán enfatiza la necesidad de una solución política y no militar de esta crisis que fundamentalmente no se solventará a través de los enfrentamientos militares. En tanto, el régimen sionista, en base a su identidad hostil y en el marco de sus intereses por la venta de armamentos a la República de Azerbaiyán y robar los dólares petroleros de dicho país, atiza la guerra en la región de Nagorno Karabaj y provoca a los ciudadanos azerbaiyanos a continuar el conflicto. Los intereses de EEUU y el régimen sionista están basados en desestabilizar la región del Cáucaso. Estos dos, por su enemistad con la República Islámica de Irán, se esfuerzan por destruir las relaciones de la República de Azerbaiyán con Irán y pretenden intensificar la inseguridad en el Cáucaso. Por eso, no se puede considerar un fin para el conflicto de Nagorno Karabaj en un futuro próximo; ya que, no solo no existe una seria voluntad política de las autoridades azerbaiyanas y sus socios en seguridad defensiva y militar para poner fin a este conflicto, sino que los poderes extranjeros tampoco desean poner fin a sus medidas para terminar este conflicto. Lo interesante al respecto es que, en el pasado, los elementos locales dependientes del régimen sionista, al ocultar su identidad y al plantear ciertas afirmaciones, como la postura de Irán ante Palestina y Nagorno Karabaj, se esforzaban por tergiversar la opinión pública, pero, recientemente, por los engaños de los enemigos, algunos analistas y clérigos de la República de Azerbaiyán han llegado a considerar iguales Al-Quds y Nagorno Karabaj, lo que es una comparación errónea.

 

P/MK/NL

 

 

Tags

Comentarios